Cirugía Biliar

¿Qué son  la vesícula biliar y las vías biliares?biliar

La vesícula biliar es un órgano sacular parecido a una pera, de paredes finas, de unos 6-12 cm de longitud, con una capacidad volumétrica de 25-50 ml y situada debajo del hígado. Su función es almacenar la bilis secretada por el hígado hasta el momento de usar el jugo biliar para participar en la digestión de los alimentos. Las vías biliares constituyen un sistema de conducción destinado a transportar la bilis desde el hígado y la vesícula al duodeno.

 Enfermedades de la Vesícula y de las Vías Biliares.

Las enfermedades relacionadas con los cálculos o piedras en el interior de la vesícula biliar y la obstrucción completa o incompleta de la vía biliar justifican la mayoría de las indicaciones de cirugía sobre la vesícula y las vías biliares. La indicación más frecuente es la Litiasis sintomática, en forma de cólicos biliares o sus complicaciones como la colecistitis aguda. A continuación la obstrucción por piedras de la vía biliar principal o coledocolitiasis que puede acompañarse o no del cuadro clínico de colangitis según la bilis retenida se infecte o se mantenga estéril. Con frecuencia la causa que motiva la intervención serán las estenosis de la vía biliar, tanto las de naturaleza benigna como sucede tras algunos traumatismos o intervenciones previas, como las malignas o de origen tumoral (cáncer de vesícula biliar, tumor de la vía biliar o colangiocarcinoma).

cirugia biliar. Colelitiasis y coledocolitiasis¿Cuáles son los síntomas de los tumores de la vesícula y las vías biliares?

Normalmente, los tumores de la vesícula no producen síntomas y lo más frecuente es que se diagnostique al estudiar por el Patólogo la vesícula biliar que se ha extirpado por otros motivos, lo más frecuente los cólicos biliares. Sin embargo, los tumores de las vías biliares producen generalmente ictericia al producirse la obstrucción de la vía biliar por el tumor.

¿Cómo se diagnostican los tumores de la vesícula y las vías biliares?

En los casos en los que aparecen síntomas, hay que hacer un estudio completo mediante análisis de sangre con parámetros de función hepática, y de imagen de la vesícula y las vías biliares. Se realizará ecografía, TAC y/o Resonancia Nuclear Magnética según las características del paciente y los resultados que se vayan observando en las pruebas previas.

Intervenciones quirúrgicas sobre la Vesícula y las Vías Biliares.

biliar_ciruLa extirpación de la vesícula o colecistectomía es la intervención más frecuente para el tratamiento de la litiasis o piedras de la vesicula. Hoy en día se realiza de forma habitual por laparoscopia lo que consigue una recuperación muy rápida del paciente permitiendo que el ingreso  sea de sólo 1 día. En los casos de tumores de vesícula en estadíos muy precoces la simple extirpación de la vesícula es el tratamiento de elección.

Cuando se detecta la presencia de cálculos en el interior de los conductos biliares se realiza la coledocotomía o abertura del colédoco para explorarlo y extraer los cálculos que hubieren. Esta extracción se lleva a cabo mediante el uso de un instrumental adecuado como la cesta de Dormia o el catéter con balón de Fogarty. En algunos casos es preferible extraer los cálculos mediante endoscopia  (CPRE) y operar posteriormente al paciente.

Otro tipo de intervenciones que implican las vías biliares son aquellas en las que se realizan anastomosis entre la vía biliar y el tubo digestivo, con el fin de derivar el paso de la bilis en casos de obstrucción o riesgo de obstrucción biliar. Entre estas técnicas hay que señalar la coledocoduodenostomía en la que se construye una anastomosis o by-pass entre el colédoco y el duodeno o la hepaticoyeyunostomía, operación en la que después de seccionar la vía biliar a la altura del conducto hepático común se cierra el cabo distal y se anastomosa el conducto hepático y un asa de intestino.

En los casos de tumores de la vesícula y de la vía biliar el tratamiento consistirá en la extirpación de tales estructuras y según el grado de desarrollo de la enfermedad (estadificación) del fragmento de hígado correspondiente para conseguir que la extirpación del tumor sea completa. La cirugía es el principal tratamiento de los tumores de la vesícula biliar y de la vía biliar, pero en los casos en los que no se pueda operar hay que realizar un drenaje de la vía biliar mediante endoscopia (CPRE)  para colocar una prótesis o stent que consiga tratar la ictericia.