Cirugía Pancreática

Cáncer de Páncreas y Cirugía Pancreáticapancreas

¿Qué es el páncreas?

El páncreas es un órgano situado en la parte posterior del abdomen, detrás del estómago y que consta de varias partes (cabeza, proceso uncinado, cuello, cuerpo, y cola).

Tiene dos funciones principales: secretar al intestino sustancias que ayudan a la digestión (enzimas pancreáticas) y secretar a la sangre diversas hormonas, la más importante de ellas la insulina, que sirve para controlar los niveles de glucosa (azúcar) en el organismo.

¿Qué es el cáncer de páncreas?

Es un tumor maligno del páncreas. Suele originarse a partir de las células que producen el jugo o enzimas pancreáticas.

¿Hay muchos casos de cáncer de páncreas?

En España aparecen  unos 4 ó 5 casos por 100.000 habitantes y por año, ocupando en hombres el undécimo y en mujeres el noveno puesto de la clasificación europea de frecuencia de cánceres.

¿Hay factores de riesgo para el cáncer de páncreas?

Aunque no se sabe cómo se origina el cáncer de páncreas se han identificado unos factores que se asocian más frecuentemente a esta enfermedad: ser varón, edad superior a 60 años, ser de raza negra, ser fumador, llevar una dieta rica en grasas y carne, ser diabético, padecer pancreatitis crónica, tener familiares que hayan padecido esta enfermedad y estar expuestos a ciertos productos químicos derivados del petróleo, pesticidas o colorantes.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de páncreas?

Uno de los problemas de esta enfermedad es que en muchos casos no da ningún síntoma claro hasta que la enfermedad está avanzada. Pero debemos pensar en el cáncer de páncreas si existe coloración amarillenta de la piel y/o de la conjuntiva ocular (ictericia) acompañado de orinas oscuras tipo “cognac” y heces blanquecinas; si existe dolor centroabdominal o en la parte superior del abdomen, continuo, irradiado a espalda y sin una causa clara que lo explique como un tirón muscular o una mala postura; finalmente, si se observa una pérdida importante de peso con falta de apetito sin relación con dietas adelgazantes o intolerancia a la comida con vómitos frecuentes y sensación de hinchazón gástrica.

Otros motivos que pueden hacer pensar en esta enfermedad es la reciente aparición de una diabetes mellitus en pacientes de más de 60 años o un aumento en las necesidades de insulina, la presencia de heces muy grasosas (esteatorrea), picor o depresión.

cirugiapancreatica2¿Cómo se diagnostica el cáncer de páncreas?

El diagnóstico se lleva a cabo principalmente con pruebas radiológicas y biopsia.

Los análisis de sangre ayudan para el diagnóstico aunque de forma más indirecta. Entre ellos son importantes los marcadores tumorales (CA 19.9) y los parámetros del hígado que indican cómo está de obstruido el conducto biliar (bilirrubina, fosfatasas alcalinas, gamma-glutamiltranspeptidasa).

La prueba diagnóstica más importante es la TAC o escáner que puede identificar si existe un cáncer de páncreas y en qué parte del páncreas (cabeza, cuerpo o cola) se localiza. Consiste en la obtención de imágenes en cortes transversales del interior del abdomen a través de un ordenador que analiza las señales de rayos X con las que se hace la prueba.

Otras exploraciones radiológicas que se pueden utilizar son:

Ecografía: utiliza ultrasonidos para la búsqueda del tumor y detecta fácilmente si hay o no obstrucción del conducto de la bilis que es un signo indirecto de que puede haber un cáncer de páncreas.

Resonancia Magnética: utiliza ondas electromagnéticas para reconstruir las imágenes del interior del abdomen.

cirugiapancreatica1

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): consiste en la introducción a través de la boca de un tubo flexible que llega al estómago y duodeno y acceder al orificio de salida del conducto biliar y pancreático. A través de este orificio se inyecta un líquido que permite ver los conductos biliar y pancreático en una pantalla de rayos X observando así si el tumor condiciona el cierre de estos conductos.

Ecoendoscopia: consiste en la realización de una ecografía justo encima o al lado del tumor, al que se accede mediante una endoscopia, igual que en la CPRE. Por su localización anatómica el páncreas queda adyacente al estómago y al duodeno permitiendo hacer desde muy cerca la ecografía. Este acceso permite que las imágenes obtenidas sean de mejor calidad y afinar más el diagnóstico.

Biopsia: consiste en la toma de células o un fragmento de tejido tumoral para su análisis con microscopio. Se realiza mediante una punción que se dirige por TAC o ecografía o más recientemente mediante ecoendoscopia.

¿Cuántas de estas pruebas son necesarias?

No todas estas pruebas son necesarias para llegar al diagnóstico. Se hacen las mínimas imprescindibles para poder indicar el tratamiento. En ocasiones sólo con la ecografía y la TAC será suficiente, pero otras veces sí será necesario realizar casi todas las pruebas diagnósticas.

Hay que tener en cuenta además que estas exploraciones no sólo son importantes para realizar el diagnóstico sino también para poder comprobar el grado de extensión de la enfermedad (estadificación).

¿Es necesaria la biopsia en todos los casos de cáncer de páncreas?

Antes de poder realizar cualquier tipo de tratamiento es conveniente tener el diagnóstico definitivo y la mejor forma de hacerlo es mediante una biopsia. Sin embargo, en los casos en los que se vayan a operar se puede evitar la biopsia preoperatoria ya que tras la operación se dispondrá del tumor para poderlo analizar.

¿Cómo se trata el cáncer de páncreas?

Cáncer de Páncreas y Cirugía Pancreática.

Dependiendo del grado de extensión y del estado de salud general del paciente se pueden utilizar diferentes modalidades de tratamiento.

  • 1. Cirugía pancreática. Consiste en la extirpación del cáncer junto con parte de los órganos vecinos que se cortan por zonas donde se vea que no esté extendido el tumor. Además se extirpan los ganglios o adenopatías de las zonas correspondientes.

Por su situación anatómica la extirpación del cáncer de páncreas implica, dependiendo de dónde esté situado el tumor, el sacrificio de varios órganos diferentes.

Si el tumor se localiza en la cabeza del páncreas, la operación que se realiza es la duodenopancreatectomía cefálica, operación que consiste en la extirpación de la cabeza del páncreas, vía biliar distal y vesícula, duodeno y parte del estómago así como un pequeño fragmento del intestino delgado a continuación del duodeno. A esta operación se le llama operación de Whipple.

Si el tumor se localiza en el cuerpo o cola del páncreas, se realiza habitualmente una pancreatectomía córporo-caudal (extirpación de cuerpo y cola del páncreas) que se acompaña de la extirpación del bazo.

En ocasiones si el tumor afecta más difusamente al páncreas se realiza una pancreatectomía total que consiste en la extirpación de todo el páncreas, además de las estructuras indicadas en la operación de Whipple y el bazo.

Si en la operación se observa que el tumor no es extirpable, se puede realizar un by-pass o derivación de la bilis y de la comida al intestino ya que estos conductos se pueden obstruir durante la evolución de la enfermedad.

  • 2. Quimioterapia: consiste en la utilización de medicamentos para eliminar las células cancerosas. Se puede utilizar como tratamiento único o combinado con la cirugía, antes o después de la intervención.
  • 3. Radioterapia: consiste en la utilización de radiaciones de alta energía para eliminar células cancerosas. En el cáncer de páncreas se utiliza de forma combinada con la cirugía y la quimioterapia.

¿Existen otros tratamientos alternativos a la cirugía?

Sí que existen y se utilizan cuando el tumor no se puede extirpar por tener la enfermedad un estado muy avanzado o porque el paciente no tiene un estado de salud general suficientemente bueno como para aguantar la operación.

En tales casos, el color amarillo de la piel y la dificultad de los alimentos para salir del estómago se pueden tratar mediante la colocación de tubos (prótesis) en el interior del conducto biliar y del duodeno que se disponen mediante endoscopia.

En las ocasiones en las que sólo sea necesario solucionar el color amarillo de la piel, se puede colocar la prótesis mediante la punción a través del hígado con anestesia local, lo que evita la endoscopia.

¿Cuales son las consecuencias o secuelas del tratamiento?

En general durante los primeros meses después de la cirugía es normal que se tenga una sensación de debilidad o cansancio, falta de apetito y ocasionalmente dolor en el abdomen o en la cicatriz.

En los casos en los que se realiza la extirpación del tumor pancreático las consecuencias principales procederán de la extirpación del tejido pancreático, como son la dificultad para la absorción de la comida (insuficiencia exocrina) y aumento del azúcar en la sangre (diabetes). Ambas condiciones pueden y deben tratarse por lo que se debe seguir el tratamiento postoperatorio de forma estricta.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependerán del tipo de medicamento con el que se le esté tratando, pudiendo aparecer vómitos, diarreas, debilidad y cansancio, sabores u olores raros, falta de apetito, hipersensibilidad de la piel y uñas, caída del cabello, anemia.

En cuanto a la radioterapia, dependerán de la dosis e intensidad de la radiación administrada, pero son frecuentes el cansancio, náuseas o vómitos, diarrea y enrojecimiento o sequedad de la piel.

¿Qué cuidados se necesitan después de la cirugía?

Para mejor adaptarse a la nueva situación tras la cirugía es recomendable comer lentamente y hacer entre 5 y 6 comidas al día de menor cantidad que las habituales antes de la intervención. Es conveniente completar la dieta con suplementos nutricionales ricos en calorías y con complejos polivitamínicos.

También es importante beber agua abundante, al menos un litro y medio o dos litros al día.

Para mejorar las digestiones deberá tomar suplementos de enzimas pancreáticas en cada comida.

Si tras la cirugía se le detecta una diabetes deberá adaptar su dieta y tratamiento de acuerdo con las indicaciones de su endocrinólogo.

Hasta su completa recuperación debe evitar realizar ejercicio intenso y especialmente levantar pesos grandes durante las primeras semanas. Sin embargo, es muy importante dar paseos diarios ajustados a la medida de sus fuerzas.cirugiapancreatica2